Los anuncios que encontrará en esta página provienen todos del programa Adsense de Google, con la garantía que ello supone. Puede curiosear en ellos sin ningún problema y riesgo.

Plaza Mayor Villarreal le ofrece la promoción gratuita de su negocio per medio de:

http://villarrealcomercial.pfont.eu

lunes, 25 de junio de 2018

Crisis de inmigrantes.


No sé si meterme en camisa de once varas o pasar del tema, pero es que la crisis de las migraciones, con el tema del Acuarius y otras noticias sobre el tema, algunas de ellas con trágico final, mueven nuestras conciencias y estas nuestra razón, para oponerse a los sentimientos que, indefectiblemente, como personas, nos afloran.


Por una parte, creo no equivocarme si digo ‘a todos’, nos preocupa la suerte que puedan correr tantos y tantos inmigrantes que, huyendo de las penurias de sus países, se dirigen hacia Europa como destino general, y que por circunstancias geográficas, deben pasar por los países  mediterráneos como puerta de entrada.

Estoy seguro que a todos nos gustaría que Europa tuviera espacio suficiente para acoger a tantísimos inmigrantes como pretenden llegar, y cuando digo ‘espacio’ no me refiero a sitio físico, que haberlo ‘haylo’, me refiero al espacio necesario para vivir dignamente, con las necesidades básicas cubiertas sin interferir en las necesidades de los demás. Y eso ya no está tan claro que se pueda conseguir si son tantas las personas a las que hay que acoger.


Por otra parte, y a pesar de nuestros sentimientos hacia ellos (buenos o malos), no somos los particulares los que debemos organizar las políticas de acogida, que no son fáciles de implementar, por una parte porque un solo país puede llegar a colapsarse si él solo pretende dar solución a tan grave problema. Por otra, poner de acuerdo a los dirigentes de todos los países europeos implicados es prácticamente imposible, dadas las diferentes situaciones por las que cada uno atraviesa (políticas, económicas, culturales, morales,…).

En cualquiera de los dos casos, esta claro que la improvisación no es buena consejera, aunque es el arma más rápida que tenemos. En otro caso, mientras organizamos las llegadas de los barcos o las pateras, perdemos muchísimas vidas en el mar.

Además, los sentimientos de los dirigentes no son los que deben primar en estos casos, debe ser la razón, y esta debe intentar recopilar las razones de la mayoría de los ciudadanos. 


Una persona puede ser acogedora, pero su vecino puede no serlo, ¿Cómo va a decidir la primera que van a recibir en sus casa un inmigrante cada uno?, evidentemente no es correcto, ni siquiera si van a ir a un centro colectivo que pagan entre los dos. Debe haber al menos una mayoría, que por eso estamos en una democracia.


Ya para finalizar, querría exponer una solución en la que, seguro todos estaríamos de acuerdo, esta sería actuar en el origen del problema. No sé como, no soy político, pero si consiguiéramos en sus países una calidad de vida lo suficientemente buena para que no tuvieran que huir, ¡Problema resuelto! ¿O no?

viernes, 25 de mayo de 2018

Nuestras lenguas: Castellano y valenciano.

Antes de empezar a escribir sobre el tema que me ronda por la cabeza, me gustaría dejar claro que estimo mucho mi lengua valenciana, y que el hecho de defender la castellana no merma ni un ápice esta estima.

Dicho esto me gustaría desarrollar la idea de la comunicación entre las personas y los diferentes ámbitos en que esta se puede dar.

Todos hemos oído el chiste en el que para entenderse un inglés y un español usan el idioma ‘digital’ es decir señalan con el dedo lo que quieren, ante la falta de conocimientos del idioma del interlocutor.


Es un chiste, pero que no se aleja mucho de algunas realidades cuando los que estamos menos preparados en idiomas hemos tenido que salir al extranjero, o cuando en nuestra tierra hemos tenido que interactuar con algún foráneo.

No estoy en absoluto de acuerdo con aquellos que se posicionan en que el que venga aquí, que aprenda nuestra lengua. Me parece de personas muy cortas de miras, ya que pienso que ellos no deben tener muchas ganas de salir al extranjero, pues estoy seguro que no conocen todos los idiomas con los que se pueden encontrar por el mundo.

Hay quién piensa que con saber inglés ya se defienden allá por donde vayan, y es muy posible que sí, porque es mucha la gente que se habla o chapurrea el idioma de Shakespeare, pero pensemos que si toda esa gente que lo habla hubiera sido tan cerrada de miras que solo hubiera querido aprender su idioma materno, hoy esa comunicación sería imposible.

He de decir que también en castellano se puede ir por muchos países, incluso los de habla anglosajona, por lo que casi podríamos poner nuestro castellano a la altura del ingles cuando nos movemos por el mundo.

Lo que por desgracia no podemos hacer es poner el valenciano como lengua vehicular cuando salimos de la Comunidad Valenciana.

No me gusta extenderme demasiado para que mis textos sean fáciles de leer, por lo que voy a ir resumiendo.

Donde quiero ir a parar es que no debemos castigar a nuestros escolares privándoles de aprender el castellano. No quiero con ello decir que haya que hacerlo con el valenciano, ni siquiera con el inglés. Entiendo que la comunicación es la base de toda sociedad, y dado que la globalización nos vincula con personas de todo el mundo, sería ideal conocer cuantos más idiomas mejor. Dado que el tiempo en las escuelas es limitado y hay que impartir otras materias, al menos en lo que a idiomas se refiere quedémonos con los dos que nos son propios, y además incluyamos los que se puedan.

Cada idioma tiene su ámbito de aplicación y podremos usarlo cuando la ocasión lo requiera.

lunes, 21 de mayo de 2018

Balance de las Fiestas


Bueno, ¡Las fiestas han terminado! Sería interesante poder realizar un balance económico de las mismas. Ver si, a la postre, el pueblo se ha beneficiado o se ha perjudicado económicamente de las mismas y en que cantidad.

Está claro que, normalmente, divertirse cuesta dinero y no espero que este sea un caso diferente. El balance debería salir deficitario. Pero por otra parte, las fiestas también pretenden atraer gente de los pueblos vecinos que podrían equilibrar esta balanza, si consumieran en nuestra ciudad.

Así, a bote pronto, se me ocurre que una de las mayores partidas de gasto debe ser el abastecimiento de comida y bebida para las peñas, y además podríamos incluir aquí, los suministros necesarios para el día de las paellas, el ‘empedrao’, y otras comidas populares patrocinadas por peñas.

Imagino, y si no es así, que alguien lo aclare en los comentarios, que la mayoría de estas compras se realizan en Mercadona, Carrefour o Consum. No se si la parte porcentual de compras realizadas en comercios locales llegaría en ser significativa en un gráfico de barras. Todo ese dinero sale del bolsillo de gente del pueblo y se va fuera, pues ninguno de esos supermercados esta participado por gente de Villarreal. Aun cuando dan empleo, no creo que ese empleo lo generen las fiestas particularmente.


Otra de las partidas importantes sería los festejos taurinos. Poco hay que comentar en este caso, por decir algo diría que quizá estos son los que más gente de fuera atraen y alguno puede que se tome una cerveza en algún bar. Por lo demás también debe ser una partida deficitaria.

Los espectáculos, como el teatro de calle y los conciertos. Otro tanto de lo mismo.

En fin, por no extenderme demasiado, que si no luego no lo leéis, lo que quiero decir es que sí, las fiestas mueven dinero, pero dinero de gente de Villarreal que en una gran parte se va fuera. Yo abogaría por crear conciencia local, de vecinos, y que los gastos y consumos que se realizaran fueran en comercios locales. Si esto fuera así, en un 100% (caso imposible, pero imaginémoslo), todo el consumo que hicieran los foráneos que nos visitan sería beneficio, pero tal y como están montadas las cosas, es fácil imaginar que se va mucho más dinero del que entra. El balance debe resultar negativo a todas luces.

Igual deberíamos pensar en algún tipo de fiestas montadas de cara al visitante, que con poco dinero invertido se atrajera mucha gente (Ej. Tomatina).

En fin, me gustaría ver comentarios de los lectores para ver si entre todos pudiéramos aportar alguna idea buena.


Basílica de San Pascual

Semana Santa en Villarreal

Francisco Tárrega

Entradas populares

Intercambio de enlaces. "Interenlázate"