Intercambio de enlaces. "Interenlázate"

Los anuncios que encontrará en esta página provienen todos del programa Adsense de Google, con la garantía que ello supone. Puede curiosear en ellos sin ningún problema y riesgo.

Plaza Mayor Villarreal le ofrece la promoción gratuita de su negocio per medio de:

https://pfont.eu/comercios

sábado, 30 de mayo de 2020

Imprudencias frente a la nueva normalidad.

Muchas imprudencias se están produciendo durante las fases de desescalada por la gente ávida de alcanzar la 'nueva normalidad'.

Hay que ser conscientes de que esta anunciada normalidad, nos es aun desconocida, y por tanto habrá que construirla modificando la habitual, corrigiendo los errores que nos exponen a contagios, tanto del actual coronavirus, como de los que, probablemente, nos seguirán importunando.

Los gobiernos, asesorados por los virólogos y especialistas, marcan las líneas a seguir que la lógica y la poca experiencia acumulada sobre este tema, les dictan como correctas, pero ante las inevitables dudas, y por estar en juego vidas humanas, estas medidas siempre pecarán de demasiado prudentes y, por tanto, restrictivas.

La picaresca y la irresponsabilidad, malas consejeras, empujan a las personas a ajustar sus propias líneas de seguridad, mucho más laxas que las del gobierno, lo que en algunas ocasiones lleva a nuevos repuntes en los contagios, pero en otras, por suerte o porque es así, no pasa nada.

Sin querer animar a nadie a saltarse las normas del gobierno, sí que entiendo que a la larga, será este quien deberá ir soltándonos de la mano para que actuemos de forma responsable por nosotros mismos, y para llegar a este punto, será el propio gobierno quien tenga que basarse en la experimentación a base de prueba y error, siendo este el método que irá delimitando las fronteras de la seguridad.

Igual estas irresponsabilidades de que hablábamos al inicio de este escrito, le van sirviendo a quién tenga que tomar las decisiones oportunas, para ver como va evolucionando la pandemia en estos grupos que saltándose las normas, se exponen voluntariamente a unos contagios, que si bien en ocasiones resulta fatal, en otras no lo es tanto y poco a poco van abriendo las puertas a esta ‘nueva normalidad’ mucho más parecida a la que veníamos disfrutando durante toda nuestra vida.

En cualquier caso, ya digo que no debemos aconsejar ni fomentar actuaciones ni reuniones contra las recomendaciones de los expertos. Yo no pienso saltármelas, al menos, conscientemente.

Ya somos abuelos

Semana Santa en Villarreal

Francisco Tárrega

Motor inmobiliario

Entradas populares