Los anuncios que encontrará en esta página provienen todos del programa Adsense de Google, con la garantía que ello supone. Puede curiosear en ellos sin ningún problema y riesgo.

Plaza Mayor Villarreal le ofrece la promoción gratuita de su negocio per medio de:

https://pfont.eu/comercios

sábado, 9 de marzo de 2019

Después del 8M


¡Ya está!. Ya ha pasado el 8M con gran éxito de participación, tanto en nuestra ciudad como en toda España. Un día de reivindicaciones, medio festivas, y con pocas incidencias destacables. En cualquier caso, las que ha habido, han sido provocadas por las propias mujeres que no aceptan que otras piensen diferente y no se quieran manifestar.

Como ya viene siendo habitual, toda manifestación en nuestro país, oculta y es aprovechada por las diferentes facciones políticas para hacer su propia campaña, y en este caso no ha sido diferente, siendo los más perjudicados los partidos tendentes a la derecha, que son los más reacios a reconocer que aun existen diferencias entre hombres y mujeres.

Así, hemos podido leer las dificultades con que se ha encontrado Pablo Casado en Castellón, o las tres chicas apaleadas por no querer unirse a la huelga, por poner algún ejemplo.

Pero bueno, ya ha pasado, hoy se hablará del éxito de la misma y mañana ya ni de eso.

Las noticias volverán a informar de violencias machistas, con mujeres asesinadas o maltratadas, las violaciones seguirán produciéndose, la brecha salarial seguirá sin cerrarse, la conciliación de la vida familiar y laboral costará compaginarla,… todo seguirá igual.


Y digo yo… que poco se habla de los casos en que son las mujeres las causantes de la violencia, que también las hay. Violencia para con sus maridos, que no siempre es física, muchas veces es psicológica, que es más difícil de demostrar. Esta claro que esta no mata, al menos de golpe. Violencia para con sus hijos, tan indefensos frente a ellas, como ellas frente a sus maridos y que sí, esta sí que mata. Violencia frente a padres ancianos a los que se supone que cuidan. Violencia en geriátricos, u hospitales….

Y no digo con ello que toda esta violencia los hombre no la ejerzan también, lo que digo es que debería hablarse de violencia en general, o violencia doméstica. Que contemplara las mismas penas en un sentido que en otro. Un asesinato es un asesinato, lo cometa un hombre o una mujer, sea la victima un hombre o una mujer. La ley debe ser igual para todos.

La brecha salarial, sin datos en la mano, que no los tengo, pero por la lógica que debería regir el mundo laboral, no debe ser tan escandalosa, ya que la mayoría de las empresas están reguladas por los convenios colectivos de cada sector, y no hay ni uno solo que diferencie los salarios en función del sexo del empleado. Es posible que dentro de un sector, en casos puntuales, un empleado cobre más que otro por horas extras, por mayor responsabilidad, por peligrosidad en su puesto u otras consideraciones. Otro tema es saber si esos puestos los ocupan preferentemente hombres y si las mujeres estarían dispuestas, en general a ocuparlos.

En cualquier caso, las desviaciones en el salario estipulado en el convenio colectivo del sector se pueden denunciar, y esta es la forma se solucionarlo. Luego si que habrá que proteger legalmente a quien lo denuncie para que la empresa no se ensañe y le despida.

Respecto a la conciliación de la vida laboral, yo he sido responsable de personal durante muchos años, y puedo constatar que cuando el hijo o hija de un matrimonio en el que los dos trabajan, tiene que ir al médico, el que pide permiso, y no se lo puedes negar, es la mujer. Cuando unos padres ancianos tienen hijos e hijas, y están enfermos, los que primero piden permiso para cuidarlos, son las hijas, y también parece lógico. Por las condiciones fisiológicas, las mujeres se indisponen más que los hombres y nadie lo puede evitar.

Frente a todo esto, y teniendo en cuenta que, aunque las personas seamos humanas, las empresas son inhumanas,  en aras a la máxima rentabilidad, resulta más conveniente contratar hombres que mujeres y eso hoy por hoy se cae por su peso.

Donde quiero llegar es que, a pesar de las huelgas y las manifestaciones, las cosas son como son, y no se pueden cambiar a la fuerza. Hay que estudiar estrategias que permitan estas igualdades de genero sin que se perjudiquen las empresas que las aplican.

Bueno, hay tanto que hablar en este sentido que por más que lo extienda no terminaría nunca. Aportad vuestros comentarios en uno u otro sentido.

Ya somos abuelos

Semana Santa en Villarreal

Francisco Tárrega

Motor inmobiliario

Entradas populares

Intercambio de enlaces. "Interenlázate"

Contador