Intercambio de enlaces. "Interenlázate"

Los anuncios que encontrará en esta página provienen todos del programa Adsense de Google, con la garantía que ello supone. Puede curiosear en ellos sin ningún problema y riesgo.

Plaza Mayor Villarreal le ofrece la promoción gratuita de su negocio per medio de:

https://pfont.eu/comercios

domingo, 22 de marzo de 2020

Crisis coronavirus


Hace tiempo que tengo medio abandonada esta página porque si tengo algo que decir sobre Villarreal lo suelto en Facebook y obtengo el feedback al instante. Es lo que tienen las redes sociales, la inmediatez.

Estos días he estado comentando ideas sueltas que se me iban ocurriendo sobre la pandemia que nos acecha desde el 31 de enero en que se produjo el primer caso en España. Se trató de un paciente ingresado en La Gomera.

Quizás el Gobierno tardó demasiado en reaccionar y cuando quiso implantar las medidas restrictivas, el contagio era tal que los positivos comenzaron a crecer de forma exponencial, y digo positivos porque si quisiéramos hablar de infectados, las cifras podrían ser mucho más alarmantes, ya que estimo, sin ninguna base estadística, que los infectados podrían representar el doble de los confirmados. La ‘suerte’, por denominarlo de algún modo, es que la gente sin patologías previas, puede pasar la infección asintomáticamente, o como si de una gripe común se tratara, pero aunque ellos no lo sufran, si que lo transmiten, por ello ese crecimiento tan desmesurado.

A pesar de que no quiero poner el foco de este escrito en el Gobierno, porque aunque hubiera sido otro, los resultados hubieran sido similares, si que he de reconocer que, si el conocimiento que ahora se supone que tenían de lo que se nos venía encima es cierto, lo han hecho fatal. Medidas tardías, poco restrictivas y mal aplicadas.

En cualquier caso, la primera medida que nos implica a la población en general, tanto infectados como sanos, es la de quedarnos en casa.

Es una instrucción muy fácil de entender y de cumplir, salvo casos especiales, que siendo muchos, no son tantos como queremos hacer ver con nuestras trampas e intentos de burlar la norma.

No entiendo que se pretende con saltarse la norma tan a la ligera. Los hay que se pasarían el día con el perro por la calle, los hay que van todos los días a la compra de alimentos o medicamentos y no hablemos de los que se han desplazado a sus segundas residencias en la playa, provenientes de zonas de alta concentración de infectados.

Es sobre estos sobre los que quiero incidir a la hora de culpar de muchas de las muertes producidas y que se seguirán produciendo, pues sobre el Gobierno, que no quiero exculpar lo más mínimo, ya habrá otros que pondrán el acento. Si al final hubiera un proceso para depurar las responsabilidades, deberían incluirse a estos inconscientes como acusados y hacerles pagar, en lo posible el mal que han hecho, o al menos que quede constancia de su culpa.

En fin, no tengo más que pediros que, mientras dure esto, os quedéis en casa.

No hay comentarios:

Ya somos abuelos

Semana Santa en Villarreal

Francisco Tárrega

Motor inmobiliario

Entradas populares

Contador