Los anuncios que encontrará en esta página provienen todos del programa Adsense de Google, con la garantía que ello supone. Puede curiosear en ellos sin ningún problema y riesgo.

Plaza Mayor Villarreal le ofrece la promoción gratuita de su negocio per medio de:

http://villarrealcomercial.pfont.eu

viernes, 26 de diciembre de 2008

La carta a los Reyes Magos.

Hoy la plaza se ha llenado de niños.

Los emisarios de los Reyes Magos de Oriente, un año más, han pasado por nuestra ciudad para recoger las cartas que los niños les han escrito. Cartas llenas de ilusión y esperanza en que la magia de estos Reyes les concederán todos los juguetes que desean.

La tradición cristiana dice que unos magos llegaron de oriente para adorar al Jesús recién nacido y le obsequiaron con oro, incienso y mirra, por ello durante la navidad recordamos este episodio y obsequiamos a los más pequeños de la casa con regalos.

Con los años, la sociedad consumista nos ha ido inculcando que hay que agasajar incluso a los que ya no son niños, así en la actualidad todos los miembros de la familia reciben sus regalos, hecho que también esta bien, para que no se pierda la ilusión, pero es que cada vez los regalos elegidos son mas caros, y dejan de ser una simbología que recuerda a los magos de oriente, para pasar a ser una necesidad u obligación dentro del consumismo que nos devora.

Por otra parte, a los Reyes les ha salido un duro competidor, el Papa Noel.

Desde su aparición en nuestra sociedad, ha ido ganando adeptos, unos con la excusa de que con los regalos de reyes tan cerca del fin de las vacaciones, a los niños no les da tiempo de usarlos, otros por afinidad con la cultura americana, en cualquier caso, y animados por las tiendas de juguetes, ropa y complementos, perfumerías, ... cada vez son más familias las que se apuntan a las dos fechas para dar y recibir regalos. Con ello, no es raro que las economías domesticas se resientan, pues a esto hay que añadir que el gasto en comida se incrementa.

Hasta ahora, todo muy bonito. Las familias, con dos o más miembros trabajando y cobrando puntualmente sus nóminas y extras, no tenían ningún problema en seguir este ritmo, pero las cosas están cambiando; ahora la familia que tiene a un miembro trabajando puede dar gracias, porque con más o menos apuros puede comer todos los días, pero el gasto que se origina en estas fiestas les puede venirle muy cuesta arriba.

Hemos de ser conscientes de este hecho, y deberíamos volver a nuestras tradiciones. Celebrar únicamente el día de Reyes, y premiar únicamente a los más pequeños. Los demás, ya compramos lo que queremos cuando lo necesitamos, y aun así deberíamos ser conscientes de las verdaderas necesidades y diferenciarlas de los caprichos, que solemos disfrazar de necesidad, pero que aunque no los compremos no pasa nada.
Gastemos lo necesario para que la economía no se pare, en estos momentos de crisis, pero sepamos guardar. Ya que como dice el refrán “Qui no guarda cuan pot, no menga cuan vol”.

No hay comentarios:

Página en construcción sobre la Basílica de San Pascual

Página en construcción sobre la Semana Santa en Villarreal

Entradas populares

Intercambio de enlaces. "Interenlázate"