Los anuncios que encontrará en esta página provienen todos del programa Adsense de Google, con la garantía que ello supone. Puede curiosear en ellos sin ningún problema y riesgo.

Plaza Mayor Villarreal le ofrece la promoción gratuita de su negocio per medio de:

http://villarrealcomercial.pfont.eu

miércoles, 28 de junio de 2017

El respeto a la libertad de expresión.

Con cuánta frecuencia oímos referencias a la libertad de expresión cuando alguien intenta justificar frases criticadas por otras personas.

Cualquier opinión política está justificada y hay que respetarla, aun cuando no se comparta en aras a la libertad de expresión.

También la libertad de expresión permite opinar libremente sobre temas religiosos, o al menos debería, porque si el tema tiene que ver con los musulmanes el miedo nos ata la lengua, o las represalias pueden ser trágicas.

Ahora, estos días es el colectivo LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) el que, haciendo uso de su libertad de expresión, se está manifestando públicamente para que todos sepamos lo orgullosos que están de su condición sexual.

Bueno, son logros sociales que de alguna manera suman libertades al pueblo. Supongo que será bueno.



Ahora, digo yo, si las libertades son buenas para todos, ¿Por qué no se puede opinar sobre este tema?, ¿Por qué cuando alguien defiende una postura que para ellos no es la correcta, se le critica tanto?, ¿Por qué no se respeta su libertad de expresión?

Nadie dice que se tengan que hacer caso de estas opiniones, de hecho ningún heterosexual se convierte en homosexual por el simple hecho de oír a estos comentar sus bondades, ni al contrario, ningún gay se convierte en hetero convencido por uno de estos. Por ello, por más que se hable en contra de los LGBT, déjenles hablar, respeten su libertad de expresión y no se preocupen tanto, que por más que digan no van a cambiar sus tendencias.

Yo puedo estar a favor o en contra de las prácticas sexuales del colectivo LGBT, puedo respetarlas, pero no compartirlas.

En mi caso, me declaro heterosexual, y me parece una cosa tan normal que ni siquiera considero que deba estar orgulloso de ello, pero no voy manifestándolo por la calle. Llegados a este punto, ¿Por qué debe parecerme bien que este colectivo manifieste públicamente estas conductas sexuales?, ¿No entienden que, a pesar de que con toda mi buena voluntad les acepte, estos actos pueden ofenderme o molestarme?

Estas tendencia no las han inventado ahora, toda la vida las ha habido, y de algún modo (quizá tengan razón en lo de la represión) lo han vivido, como todos, dentro de sus casas, en la intimidad de sus círculos, y nadie ha ofendido a nadie, ni nadie ha tenido que pagar las fiestas de nadie.


Las libertades de unos terminan donde comienzan las de los demás.

No hay comentarios:

Página en construcción sobre la Basílica de San Pascual

Página en construcción sobre la Semana Santa en Villarreal

Entradas populares

Intercambio de enlaces. "Interenlázate"