Los anuncios que encontrará en esta página provienen todos del programa Adsense de Google, con la garantía que ello supone. Puede curiosear en ellos sin ningún problema y riesgo.

Plaza Mayor Villarreal le ofrece la promoción gratuita de su negocio per medio de:

http://villarrealcomercial.pfont.eu

domingo, 9 de enero de 2011

La cooperación en el mundo laboral.

Esta mañana, como casi todas, pierdo (o gano, según se mire) un poco de tiempo, echando un vistazo a las noticias por Internet.

A fin de hacerme propaganda os diré que repaso el funcionamiento de este blog Plaza Mayor Villarreal, y entro en algunos de los temáticos que pongo al final, donde hay noticias de todo tipo, sobre todo me entretengo en Zona Euro y si es lunes, también suelo mirar Algo sobre fútbol.

Después miro que hay en facebook. Aquí hoy he encontrado un enlace a un artículo de Eduardo Punset, Menos contemplar y más interaccionar, que me ha llamado la atención, pero más que el artículo, lo que me ha motivado a poner un comentario han sido los diversos puntos de vista que los lectores del mismo han mostrado, y el ver como hay gente que se la ve desmoralizada y con unas actitudes bastantes negativas frente al tema laboral y a sus relaciones dentro de un grupo de trabajo. Todo ello me ha animado a intentar explicar mi punto de vista un poco más ampliamente en este blog.

La verdad es que no se como enfocar el tema, porque no quisiera que pareciera que me refiero única y exclusivamente al mundo laboral. Mis reflexiones creo que se pueden aplicar a cualquier actividad humana en la que, para su consecución haga falta más de una persona.

Dado que es lo que más conozco, imaginemos una entidad bancaria (podría ser cualquier otra actividad).

La cantidad de tareas que hay que realizar diariamente es inmensa, y de muy distinta índole.

Veamos un ejemplo muy sencillo que todos entenderán. Sacar dinero de nuestra cuenta de ahorro.

Para que un hecho tan sencillo se produzca, primero hace falta un departamento de caja que haga la previsiones del efectivo necesario para atender estas operaciones, y lo tenga disponible en la oficina, pidiéndolo a las empresas de distribución (blindados) si es necesario. Hay que cargar los recicladores, equipos mecánicos que atendiendo las instrucciones de los ordenadores dispensan el efectivo comprobando la bondad de los billetes (que no sean falsos), como todo equipo mecánico, necesita de un mantenimiento y de unas reparaciones. Necesitamos los ordenadores y los programas que gestionan los saldos de las cuentas. El personal que atiende la público, que verifica las identidades y los poderes para disponer del efectivo de la cuenta. Esta operación genera una serie de apuntes contables que hay que revisar, ....

Como vemos, para una de las transacciones más sencillas de una entidad bancaria intervienen directa o indirectamente varios grupos de personas, que normalmente no conocen (al menos a fondo) las tareas de las personas del otro grupo, incluso dentro de cada grupo, cada persona tiene sus especializaciones.

¿Qué ocurriría si esas especializaciones se llevaran hasta el extremo?, pues que entraríamos en lo que podráimos denominar riesgo de sustitución, es decir que si una persona un día estuviera indispuesta, nadie sería capaz de realizar sus tareas y la cadena se pararía.

La colaboración hace que dentro de un grupo, aun cuando cada individuo tenga sus quehaceres, cualquiera pueda suplirlo en un momento determinado, incluso es buena práctica que se vayan rotando las tareas para una mejor conocimiento de las mismas por todos, lo que permite que cada uno aporte sus puntos de vista sobre la misma y se maximice su eficacia.

A la vista de esto, ¿Es necesario que todos los que intervienen en un proceso sean los más listos de la clase?. Evidentemente no. Cada persona tiene su sitio, lo importante el acertárselo y esa es la tarea del líder. Si se asigna un trabajo complicado a una persona limitada, esta se frustrará ante las dificultades y no solo no será capaz de sacarlo adelante, sino que además la perderemos en la organización para otras tareas más fáciles, del mismo modo, si a una persona con buenas capacidades de mando (p. ej.), se le asignan tareas mecánicas y repetitivas, sin posibilidad de aplicar sus dotes sobre las mismas, acabará asqueado de las mismas y tampoco rendirá según sus posibilidades. Es importante pues que cada persona pueda desarrollar sus habilidades en las tareas encomendadas, aportando las ideas que permitan mejorarlas; y si le han acertado el puesto de trabajo, seguro que todo esto es factible.

¿A que nos lleva todo esto?, sin duda a la colaboración. Todos aportamos lo poco que podemos a nuestro trabajo, pero todos estos “pocos” suman un mucho, cosa imposible si cada uno se aísla en sus tareas y se guarda sus conocimientos.

No hay comentarios:

Encuesta

Página en construcción sobre la Basílica de San Pascual

Página en construcción sobre la Semana Santa en Villarreal

Entradas populares

Intercambio de enlaces. "Interenlázate"