Los anuncios que encontrará en esta página provienen todos del programa Adsense de Google, con la garantía que ello supone. Puede curiosear en ellos sin ningún problema y riesgo.

Plaza Mayor Villarreal le ofrece la promoción gratuita de su negocio per medio de:

http://villarrealcomercial.pfont.eu

miércoles, 29 de abril de 2009

Cambio de mentalidad.

El pasado domingo ... , me refiero al día 26 de abril de 2009, lo digo porque a partir de la semana que viene la expresión “el pasado domingo” perderá su verdadera referencia, pero hoy, que es cuando escribo, aun tiene validez; así que ... El pasado domingo, sorprendió a los vecinos de Villarreal una impresionante granizada.
No es un hecho extraordinario que granice en nuestra ciudad, quizá si lo sea la violencia con que se manifestó, al menos dentro de la población.

Yo recuerdo una hace mucho tiempo, no sé si tan fuerte como esta o quizá más, ya que esta no la viví en primera persona (me pilló fuera de la ciudad). Por aquel entonces yo vivía por los alrededores de la plaza del mercado, que por cierto no estaba aun remodelado, y para los que no lo recuerdan, aquel mercado tenía una gran cubierta de madera, en la que debía oírse el golpeteo del hielo. En fin, lo que recuerdo son las calles completamente blancas, sobre todo los montones de granizo contra los bordillos de las aceras y las paredes de las casas, con los que estuvimos jugando al terminar la tormenta hasta que desapareció como por encanto corriente abajo, hasta la alcantarilla más cercana.
Pero lo que quería comentar no son mis recuerdos de niñez, sino como dice el título, el cambio de mentalidad.

Por aquel entonces, incluso mucho después, las tormentas de primavera y verano, también alguna en otoño, solían dejarnos alguna que otra granizada que afectaba parcialmente nuestro término municipal, y con él a los huertos de naranjas correspondientes. Esto era casi una hecatombe; los agricultores, que lo eran casi todos los hombres del pueblo, sino a tiempo completo si a tiempo parcial, pues casi todos tenían algún pedacito de tierra o se ganaban algún jornal en ella, tenían tema de conversación, en las tertulias del Casino, para muchos días. Unos hablaban de que su cosecha se había perdido, otros de que el seguro solo pagaría como mucho el 20%, otros que el precio de la naranja que se había salvado quizá se viera favorecido,... al final toda la naranja se vendía, mejor o peor, pero la granizada había dado preocupaciones para varios días.

Esta vez, yo me enteré porque me lo comentaron por teléfono cuando estaba ocurriendo, de lo contrario creo que para mi hubiera pasado inadvertida, ya que no he oído ni un solo comentario al respecto. ¿Será que ya no preocupa a los agricultores? ¿Será que no hay agricultores?, o quizá que la agricultura ya no es el medio de subsistencia para casi nadie.

No sé, pero el caso es que ya no se le da la misma repercusión a un mismo hecho. No sé si es bueno o malo. Ahí queda la reflexión y que cada cual opine lo que le parezca.

lunes, 20 de abril de 2009

Las imágenes de Semana Santa se merecen un museo.

... y sino juzguen Uds. mismos ...




Por cierto si alguien me puede remitir las imágenes del Santo Sepulcro y del Ecce-Homo, también las expondré para deleite de todos.

viernes, 17 de abril de 2009

Villarreal, una ciudad querida.

Durante estos últimos 5 días hemos hecho un poco de turismo, concretamente nos hemos dejado caer por Asturias y Cantabria, y en diversas ocasiones ha salido a colación nuestra ciudad de origen, una veces al inscribirnos en los hoteles, otras como respuesta a la curiosidad de algún camarero que nos preguntaba de donde éramos al oírnos hablar en valenciano.
La primera agradable sorpresa es que cuando dices que eres de Villarreal, ya no tienes que decir que es una población que está en la Comunidad Valenciana, en la provincia de Castellón; todo esto se da por sabido, y en caso de que no se sepa, tampoco preocupa demasiado, Villarreal es Villarreal y punto. Inmediatamente salen referencias al fútbol. En Asturias no es de extrañar, ya que como todos sabéis, tanto Santi Cazorla como Javi Venta son de aquellos lares (por cierto, acabo esta frase y os cuento una anécdota), pero en Santander, el camarero que nos estaba sirviendo la comida, que fue quien nos preguntó de donde éramos, se interesó además por el censo de habitantes de nuestra población, y al responderle que éramos 50.000 habitantes, intentó compararnos con otras ciudades de Cantabria con similares características, y pensaba que era imposible que ellas tuvieran un equipo en primera división.
La anécdota que os había prometido es que en Oviedo, mientras cenábamos estaban dando por la tele el partido del Barcelona, pero desde donde estábamos no se veía, y en un momento dado le preguntamos al camarero por el resultado, y nos preguntó si éramos catalanes, quizá porque entre nosotros hablábamos valenciano, al decirle que no, que eramos de Villarreal, inmediatamente se puso a decirnos que era amigo de Santi Cazorla, que los días de Semana Santa, habían estado tomando sidra juntos en una de las sidrerías cercanas al casco antiguo de la ciudad, y que Santi estaba muy animado, aunque claro está, iba con la pierna inmovilizada. A partir de esa conversación el trato fue mucho más familiar, y ameno, pero al final igual nos cobró la cena. ¡Que le vamos a hacer!.
La otra agradable sorpresa es que además de conocernos, nos quieren.
Independientemente de que si la población tiene un equipo en primera, quiera ganarnos cuando juega contra nosotros, en el plano extra deportivo caemos bien, a todos les parece una gesta lo que este Villarreal está consiguiendo, y la afición está dejando huella, tanto cuando sale fuera como cuando recibe a las otras aficiones en nuestra ciudad. En Gijón, estábamos viendo el partido de Champions en una cervecería, y solo un camarero sabía que éramos de Villarreal, porque le habíamos preguntado al entrar si iban a poner el partido, pero los comentarios del resto de personas que había en el local, en todo momento fueron favorables al Villarreal, apenándose por el resultado y sobre todo por la imagen de impotencia que dio.
Donde quiero llegar con estas explicaciones es ha haceros una reflexión precisamente sobre esta última idea, es decir sobre lo de caer bien, que es lo que está en nuestras manos. Los que tenéis la suerte de poder viajar con el Villarreal, bien sea por mediación del club o por la Caja Rural, o porque vuestro bolsillo os lo permite, dejad el pabellón bien alto en cuanto a educación y buen comportamiento con las aficiones rivales. En nuestro campo, que somos mayoría y se presta más a acosar a los aficionados visitantes, seamos igualmente cordiales con ellos y no caigamos en sus provocaciones, intentemos hacerles ver que es mejor que el deporte nos una que al contrario, de este modo seguiremos pudiendo salir por España y por el mundo y sentirnos, como en nuestro caso, queridos.

miércoles, 8 de abril de 2009

Dese una vueltecita por Villarreal.

Bienvenido a Villarreal. Si Ud. ha llegado a nuestra ciudad, posiblemente no será por turismo, pero ya que está aquí, por lo menos conozca nuestros sitios más emblemáticos.

Villarreal no es una ciudad turística al uso, lo poco o lo mucho que la historia hubiera podido legarnos en lo que a monumentos se refiere, nos los hemos ido cargando. Algo queda y pasaremos por delante en este paseo que les propongo.

Supongamos que ha llegado Ud. con su coche y lo ha aparcado en el parking de la Plaza Mayor, centro neurálgico de nuestra ciudad, en donde se encuentra el Ayuntamiento y muchos de los bancos con oficina en la población.

Esta moderna plaza, finalizada en 2008, se adentra por su vértice noroeste con la Plaza de la Vila, donde se encuentra en Casino de la Caja Rural . Esta era una bonita plaza porticada cuadrada. En una ocasión oí comentar que era la plaza cuadrada porticada más antigua de España, pero eso no lo puedo demostrar pero si que puedo decir que era realmente bonita.

En fin..., sigamos. Desde la Plaza la Vila, mirando hacia el norte ya divisamos una de las torres campanario de la Basílica de San Pascual Bailón, centro de peregrinaje que guardaba los restos del Santo declarado Patrono de los Congresos Eucarísticos y Asociaciones Eucarísticas por León XIII.

Hacia él nos dirigimos por la calle Mayor San Jaime adentrándonos de este modo en la ciudad peatonal, donde se encuentran la mayor concentración de comercios de la ciudad. Siguiendo hacia el Templo de San Pascual cruzaremos la Plaza Bayarri y pasamos por delante del Casino Carlista. Aquí comienza el Arrabal de San Pascual, que llega hasta la Plaza del mismo nombre, donde se ubica la Basílica. Antes de entrar en ella, observemos la casa que se encuentra a su derecha mirando la fachada, en ella nació nuestro insigne compositor Francisco Tárrega Eixea; únicamente lo comento a título informativo, ya que en ella no hay nada que ver; quizá algún día, si no la derrocan, la conviertan en museo.

Pero entremos en el Templo de San Pascual y observemos sus maravillas, y si somos devotos, recemos un poco; en Villarreal le tenemos mucha fe.

A espaldas de la estatua de San Pascual encontramos el jardín del mismo nombre, con una escultura dedicada a Polo de Bernabé, que al parecer fue quién introdujo el cultivo de la clementina en la Plana.


Bordeando el convento anejo al Templo de nuestro patrono, llegamos a la calle Joan Fuster; en el núm. 3 de la misma está el museo de la ciudad, denominado Casa de Polo, por ser esta la antigua casa de la familia Polo de Bernabé, al que hacíamos mención en el párrafo anterior.

Una vez visitado el museo, en dirección este, cruzaremos la Avd. Francisco Tárrega, hasta encontrar la acequia mayor, que cruza la población de norte a sur, y constituye una vía de comunicación a pie, por donde no transitan los vehículos a motor, por lo que resulta de lo más relajante. Tomemos esta, hacia el sur, pasando por la biblioteca municipal, hasta pasar el jardín de la Glorieta 20 de Febrero, y encontrar la Plaza Escultor Ortells, también conocida como la Plaza del Ángel, por encontrarse en ella la figura de un ángel dedicada a los villarrealenses caídos en todas las guerras. En esta plaza se encuentra la sala de teatro “Els XIII”. Un poco más adelante volvemos a encontrarnos con la avenida principal, esta vez con el nombre de Avd. La Murá, en donde se encuentra el Auditorio de Villarreal, y el museo Casa de l'Oli, pero cruzándola por donde veníamos y siguiendo la calle peatonal de la Sangre, que tras cruzar la calle Mayor San Jaime, por la que ya habíamos pasado, se denomina calle Colón, llegamos a la calle San Roque, tomando por la izquierda encontramos la Iglesia Arciprestal, posiblemente una de las iglesias más grandes en tamaño de España, y dedicada al Apóstol Santiago, aquí en su acepción de San Jaime. Su visita es obligada, realmente vale la pena.

A cada lado del crucero hay una puerta, si salimos por la de la derecha, la que da al Mercado Central, podremos tomar la calle ermita en dirección al Ermitorio de la Virgen de Gracia, un amplio paraje natural en donde se ubica el Museo Etnológico y donde pasar una estupenda tarde. Está a unos 2,5 km de donde nos encontramos ahora, por lo que si se quiere ir, quizá sea mejor ir en coche, aunque es un paseo muy transitado para hacer ejercicio. En cualquier caso, si se desea, por esta misma calle y en la misma dirección, pero sin salir de la población, llegaríamos a la Plaza del Labrador, donde se encuentra el campo de fútbol El Madrigal, en el que El Villarreal CF disputa sus encuentros.

Desde cualquier punto de la Plaza Labrador, podemos cruzar la calle Ermita y la manzana de casa siguiente y nos encontraremos en un amplia jardín, con parque infantil, dedicado a José Soriano, fundador del grupo industrial Porcelanosa.

Por la calle Onda, Comunión y Conde Albay, volveríamos a la Plaza la Vila y Plaza Mayor, desde donde habíamos comenzado nuestro recorrido.

Si nos queda un poco de tiempo, en la dirección opuesta a la que habíamos tomado inicialmente, por la calle Mayor Santo Domingo y Arrabel del Carmen, cruzaremos la calle José Ramón Batalla (conocida como el Barranquet) y a mano izquierda encontraremos la capilla del Santísimo Cristo del Hospital. Es una pequeña maravilla, si puede, no se la pierda.

Desandemos el camino para volver a la Plaza Mayor donde se supone que habíamos dejado el coche y prosigamos las taras que nos habían traído hasta Villarreal.

Por cierto, ¿Sabe dónde está Villarreal?
Hasta siempre.
Nota.- Las fotos son de la página del Ayuntamiento de Villarreal, de Wikipedia, y de algún sitio más, si alguna no debe estar, decídmelo y la quito.

Página en construcción sobre la Basílica de San Pascual

Página en construcción sobre la Semana Santa en Villarreal

Entradas populares

Intercambio de enlaces. "Interenlázate"