Los anuncios que encontrará en esta página provienen todos del programa Adsense de Google, con la garantía que ello supone. Puede curiosear en ellos sin ningún problema y riesgo.

Plaza Mayor Villarreal le ofrece la promoción gratuita de su negocio per medio de:

http://villarrealcomercial.pfont.eu

lunes, 25 de enero de 2016

Un respeto por los símbolos.

Los muchísimos años de historia que tiene la humanidad han propiciado que los diferentes grupos en que esta se ha ido configurando hayan adquirido unas señas de identidad que les diferencian de los demás.

Así tenemos imágenes, escudos, banderas, himnos, saludos, emblemas, ideas ... que de alguna manera se han incorporado a cada grupo y que con el tiempo les identifican.

Así cada gran grupo religioso tiene a su dios y las representaciones que de él hacen, pero es que dentro de cada uno de estos grandes grupos, tenemos subgrupos con sus devociones particulares. También las naciones, con sus bandera, los grupos políticos con sus anagramas, equipos deportivos, agrupaciones, culturales, empresas,...

Podríamos poner un sinfín de ejemplos para un sinfín de grupos, pero todos conocemos demasiados.

El caso es que en la actualidad se está extendiendo la mala costumbre de hacer burla y mofa de los símbolos ajenos. Seguro que a todos nos vienen a la memoria representaciones caricaturizadas de dioses de todas las religiones, videoclips de himnos con las letras cambiadas a fin de ridiculizarlos, memes con anagramas burlándose de sus seguidores y tantas y tantas formas de herir los sentimientos de las personas a través de sus símbolos.

No nos olvidemos de eso pues, de que todos los símbolos representan a de algún modo a las personas que se sienten identificadas con ellos y que al burlarnos o ridiculizar a estos lo hacemos con todas estas, que como a tal se merecen un respeto.

La rivalidad entre grupos de la misma índole, siempre ha llevado a intentar superarse en cantidad y/o calidad de sus seguidores y de sus actividades, y esto es bueno, pero en demasiadas ocasiones, en sus confrontaciones ha habido cruces de palabras y provocaciones fuera de tono y lugar.

En la actualidad, con la libertad de expresión que se nos supone, y con la facilidad que nos proporcionan las redes sociales, las burlas están pasando a ser insultos directos, lo que conlleva las respuestas en el mismo tono, cuando no superior, de los activistas de los grupos provocados.


Estas subidas de tono, llevan a agresiones físicas que, ya en demasiadas ocasiones, incluso han constado vidas humanas.

Donde quiero llegar, por no extenderme más, es a que la rivalidad bien entendida puede ser buena, estimula la superación de un grupo frente a otro, pero esta rivalidad nunca puede ni debe saltarse las más elementales normas del respeto que dicta el sentido común.

Por ello y entendiendo que los símbolos representan a las personas, respetémoslos como si de estas se trataran, evitaremos confrontaciones innecesarias y algún que otro disgusto mayor.

P.D. Pido disculpas a todos los que se sientan valencianos por haber ilustrado este post con esta burla del himno.

No hay comentarios:

Página en construcción sobre la Basílica de San Pascual

Página en construcción sobre la Semana Santa en Villarreal

Entradas populares

Intercambio de enlaces. "Interenlázate"