Los anuncios que encontrará en esta página provienen todos del programa Adsense de Google, con la garantía que ello supone. Puede curiosear en ellos sin ningún problema y riesgo.

Plaza Mayor Villarreal le ofrece la promoción gratuita de su negocio per medio de:

http://villarrealcomercial.pfont.eu

viernes, 15 de enero de 2016

Hablemos de política.

Últimamente se está hablando más de los políticos que de política.

Hace tiempo que, con las apariciones de los casos de corrupción, los políticos han pasado a las primeras páginas de los periódicos y a acaparar los programas de debate, incluso de entretenimiento. No está mal. Son temas que la ciudadanía debe conocer porque ello influye y debe influir en la percepción que tenemos de ellos y pueden y deben ser castigados en las urnas por ello.

Pero es que recientemente nos estamos metiendo en temas que se salen de la política. Estamos criticando la forma de vestir, la higiene, si llevan a sus hijos al congreso, si juegan con sus tabletas, si se duermen... 

La verdad es que están haciendo y se están comportando tan mal, que ante cualquier crítica a uno de ellos por cualquier cosa, siempre salta alguien con otro hecho pero del parido contrario.

Nos tenemos que dar cuenta que los políticos están para hacer política, es decir proponer mejoras en la convivencia de los ciudadanos, y ahí si, cada uno lo hará desde el punto de vista de las ideologías que les mueven, pero el resto de actuaciones, de convivencia y de aspectos personales, deben ajustarse a la norma no escrita de la buena educación.


Un diputado no puede descuidar su higiene y llegar el hemiciclo oliendo a humanidad. Un diputado no puede descuidar su indumentaria, y no quiero decir con ello que deba ir con traje de chaqueta; un jersey y un pantalón vaquero pueden ser tan dignos como el traje, pero limpios y aseados. Un diputado no puede estar jugando con su tableta, aunque sí consultar temas relacionados con lo que se está tratando. Y sí, voy a decirlo, un diputado, diputada en este caso, no puede entrar en el hemiciclo con su bebé, porque ello le impide la atención debida al debate, de ella y de los que la rodean. Y por supuesto, un diputado no puede dormirse durante una sesión del parlamento.


Y no, todo no puede estar permitido, lo que está bien esta bien, aquí y en la 'conchincina' y lo que está mal está mal, lo haga quien lo haga. No quiero hacer comparaciones aquí, con otras profesiones. Todos podemos hacerlo mentalmente y ver si nos parecerían bien estas actuaciones.

Visto esto diré que, todas y cada una de estas actuaciones no son los medios de comunicación los que deberían sancionarlas, porque cada medio las analiza y las presenta desde su punto de vista y lo que hacen en confundir y enfrentar a los ciudadanos por estos temas tan banales.

Debería ser el Presidente del Congreso quién los sancionara en el momento de producirse, sea quién sea el diputado a regañar y pertenezca a la formación que pertenezca, para que de este modo no trascienda a la población en general, y cuando se hable de política, se hable de las propuestas y de las ideas y no de los políticos, y la mala educación de algunos de ellos.

No hay comentarios:

Página en construcción sobre la Basílica de San Pascual

Página en construcción sobre la Semana Santa en Villarreal

Entradas populares

Intercambio de enlaces. "Interenlázate"