Los anuncios que encontrará en esta página provienen todos del programa Adsense de Google, con la garantía que ello supone. Puede curiosear en ellos sin ningún problema y riesgo.

Plaza Mayor Villarreal le ofrece la promoción gratuita de su negocio per medio de:

http://villarrealcomercial.pfont.eu

domingo, 17 de junio de 2012

La rutina nos roba el tiempo.

No es una percepción únicamente mía porque lo he comentado con otras personas y todas tiene esa misma sensación.

La vida, al menos la mía, pasó una primera etapa de niñez y juventud, más o menos hasta que comencé a trabajar en la que raro era el día que se parecía en algo al anterior, incluso en la época de estudiante, en que todos los días repetíamos lo mismo (levantarnos, ir a clase, salir de clase estudiar,...), los contenidos eran diferentes y te obligabas a un pequeño esfuerzo diario de asimilación, que hacia que los días parecían distintos.

Conocer nuevos amigos, chicas,..., comenzar a salir con ellas, descubrir la sexualidad,..., conducir una motocicleta, el coche,... ,

La vida tenía diferentes ritmos, y se hacía larga, eterna, parecía que nunca iba a terminar.

Con la vida laboral, la rutina se hace más evidente, sobre todo cuando te acomodas en un departamento que, más o menos, dominas y pierdes el ansia por aprender cosas nuevas. Por suerte a mi eso no me ha pasado, pues tuve la suerte de encaminarme, dentro de la banca, hacia el mundillo de la informática y aquí si te paras estás perdido.


Pero así y todo, hay una serie de tareas que se repiten como el tic-tac de un reloj (las declaraciones mensuales de los diferentes modelos de hacienda, el preparar las nóminas, el cuadre de las diferentes cuentas contables), que te marcan el tempo y lo aceleran de un modo vertiginoso.

Cuando te das cuenta, un día lees en los periódicos que la banca esta prejubilando a sus empleados mayores de 55 años, y uno que aun se siente joven, con ganas de aprender y con mucho sueños por cumplir se da cuenta de que dentro de doce días cumple los 55.

Echo la vista atrás y parece que fue ayer cuando comencé a trabajar, aprendiendo lo que era un reintegro y una imposición, ocupando un puesto en el mostrado de la principal entidad bancaria de nuestra ciudad e intentando hacer las cosas tan bien como el que más. Después de pasar por diversos departamentos, creo que todos los que había la entidad; después de muchas alegrías y de algunos disgustos, veo que la rutina me ha robado el tiempo.

De vez en cuando, un viaje, unas cortas vacaciones, me han permitido salir de la rutinaria espiral que nos engulle, y he notado como si el tiempo se hubiera detenido, como si esos pocos días de vacaciones, o ese fin de semana diferente hubieran durado más que una de las repetitivas semanas.

Por ello, me ilusiono con esto de la jubilación anticipada; no se si me tocará, si el gobierno lo aceptará, pero si es así, bienvenida sea.

En lo que a mi concierne, pienso en seguir estudiando y manteniéndome al día en los temas de informática que me gustan, pienso en seguir saliendo en bicicleta con los amigos, almorzar en los pueblos de la provincia, pasear por Villarreal y mantener esta página web, con la ayuda de todos vosotros, y sobre todo salir de la rutina para alargar los años que Dios quiera darme de vida y disfrutarlos al máximo.

Disfrutad vosotros también antes de que veáis el final tan cerca que os sea imposible

No hay comentarios:

Página en construcción sobre la Basílica de San Pascual

Página en construcción sobre la Semana Santa en Villarreal

Entradas populares

Intercambio de enlaces. "Interenlázate"